La (arriesgada) apuesta por la calidad

La (arriesgada) apuesta por la calidad

Hace muy poco una clienta me comentó que notaba que habíamos subido el rango de precios. Sí, le dije yo ¿Y has notado que la calidad también ha subido? Sonrió. Ya sabía por dónde le iba a salir. Está todo diseñado y fabricado en España, le comenté, así que ahora mismo estás rodeada de producto 100% español y de un montón de talento. Noté, realmente, que se sentía mejor. Aquí nadie te va a decir que esta prenda viene de un sitio, y luego es de otro. De este tema hemos hablado ya largo y tendido aquí, así que hoy os voy a dar la perspectiva de quien decide dar el paso, emprender de verdad y se plantea la (arriesgada) apuesta por la calidad. Nosotros ya lo hemos hecho.

Showroom Pinterest
Fuente: Pinterest

Muchas de vosotras nos preguntáis por el proceso a través del cual pusimos en marcha la tienda online de moda española. No tenemos secretos para vosotras. Sabéis bien que elegimos las colecciones con antelación de seis meses, aproximadamente. ¿Cómo saber lo que os va a gustar el próximo Otoño/Invierno? No lo sabemos 😉 Tan sólo aplicamos el sentido común:

  • Nos informamos bien de las tendencias.
  • Bajamos las tendencias al mundo real. Este punto es fundamental, porque no todo lo que se ve en las pasarelas es directamente transferible a las tiendas. De hecho, una mala interpretación de la moda te puede llevar al fracaso más estrepitoso ¿Cómo saber, entonces, si estás acertando? A nosotras nos sirve pensar si nos pondríamos ese look y, directamente, no compramos nada que no tendríamos en nuestro armario. De momento, la fórmula ha funcionado. Cruzamos los dedos.
  • Elegimos cantidad pensando en lo que puede gustaros más. Aunque no siempre acertamos, esa es la verdad. Quedarnos cortas o pasarnos es un ejercicio que practicamos más a menudo de lo que nos gustaría, pero… ¡La vida es así! En ocasiones un vestido triunfa más de lo que te esperabas y, sin embargo, aquello que preveías que fuera la bomba se queda en lo más normalito del mundo. Saber lo que quiere el cliente es una ciencia tan inexacta, que se han vertido litros y litros de tinta para tratar de predecirlo. En ello están aún los expertos, así que seguiremos esperando a la fórmula perfecta.
Showroom luz
Fuente: Pinterest
  • Nos presentan una firma nueva ¿Qué hacemos? Aplicar el sentido común, una vez más:
    • En primer lugar ¿está fabricada en España? Si es que no, ya se puede volver por donde vino. Bye bye, querida. Si es que sí, empieza el análisis.
    • En segundo lugar ¿y cómo es el diseñador o diseñadora? ¿de qué lugar procede? ¿por qué motivo nos la ofrecen? ¿cómo fabrica? Sí queridas, lo que viene siendo aplicar la canción de José Luís Perales al pie de la letra y hacerle el tercer grado, con luz y taquígrafos, a la firma en cuestión.
    • En tercer lugar, precio. Muy importante. Nos puede enamorar, pero si tiene un precio imposible de encajar en nuestra tienda (y en vuestros bolsillos), no podremos defenderla. Sí, producir y fabricar en España es caro, pero todo dentro de unos límites ¿Estarán nuestras clientas dispuestas a pagar ese precio? Como veis, la apuesta por la calidad es arriesgada de principio a fin. Recordad que, desde que decimos que sí y encargamos una colección, nos comprometemos a pagarla por adelantado. El riesgo es grande, no somos Inditex, ni tenemos detrás a un gran grupo inversor. Si os va a gustar o no forma parte de las dudas existenciales del universo. De hecho, junto a los enigmas de los agujeros negros del universo más profundo, se encuentra la de si a los clientes les gustará tu producto ¿Quién se atreve a predecir?…
    • En cuarto lugar ¿tenemos presupuesto? Si todo lo anterior se cumple afirmativamente, ahora llega la parte en la que la rematan. Nos encanta… pero ¡no queda ni un euro! OMG!! Aún así, y a pesar de estar poniendo en riesgo tu negocio, piensas: “¡Venga! un pequeño esfuerzo, porque la firma lo merece, porque les va a encantar a nuestras clientas, porque es preciosa, porque… ¿tú la has tocado? ¿tú has visto qué estampado? Si digo que no, me voy a arrepentir”. Y ¡zasca! ya está, acabas de apostar por la calidad con tu dinero y tu negocio en un abrir y cerrar de ojos.
    • En quinto lugar, te encomiendas a todos los santos y pides (de rodillas y con todas tus extremidades cruzadas) que funcione. A veces, funciona 🙂
  • Ahora es cuando nos damos cuenta de que hemos subido el rango de precios. Sí, pero también la calidad.
Kolonaki SS16
Kolonaki SS16
Love Vega SS16
Love Vega SS16
Letitare SS16
Letitare SS16

Sí, realmente la apuesta por la calidad en la moda es un riesgo equiparable a meterse en un bosque oscuro sin luz, con las indicaciones de un hada a la entrada que te dice que por el camino te vas a encontrar a seres maravillosos y, al final del camino, hay un lugar precioso y muy luminoso esperándote ¿Qué? ¿Quién tiene el valor de meterse dentro? Cierras los ojos, tocas la prenda, te enamora y tienes la esperanza de que tus clientas sabrán apreciarla y las enamorará tanto como lo ha hecho contigo.

Sí, queridas, entre tanto chino y tanta moda low cost hay que defender lo nuestro. Tragas saliva y ¡adelante! ¡no hay miedo! Así es la (arriesgada) apuesta por la calidad en la moda. Todo lo demás, experimentos raros y de procedencia extraña. Creednos.

Qué hay detrás de una camiseta de 5 euros: Miseria

Qué hay detrás de una camiseta de 5 euros: Miseria

390Quería titular este post de otra forma, fundamentalmente para no coincidir con el reportaje que La Sexta emitió anoche. Pero no. En realidad, voy a añadirle algo más: Qué hay detrás de una camiseta de 5 euros: miseria, aunque no queramos verlo. Así de cruda es la realidad. Porque en el fondo todos sabemos que cuando algo es excesivamente barato, hay algo que no cuadra, alguien está ganando mucho y muchos están ganando muy poco, escandalosamente poco. Lo sabemos. En el fondo lo sabemos, pero no queremos verlo. Menos mal que, cada vez más, somos conscientes de que nadie da duros a cuatro pesetas. No podremos cambiar el mundo entero con un gesto, dirán algunos, pero nuestro gesto más otro, más otro y más otro, unidos, pueden hacer algo más. Mirar hacia otro lado no es la solución.

Read More

Jul Konstruktion o el market más mágico de Valencia

Hace muy poco que descubrí la verdadera “experiencia market” y tengo que decir que no fue en Valencia, ni siquiera en España. Fue en Nueva York. Durante un viaje este verano, y paseando por la zona del High Line, de repente entramos en un lugar muy especial, casi mágico. No era Navidad, ni siquiera invierno, pero aquello tenía un “no sé qué”, que conseguía que no te quisieras ir de allí por nada del mundo. Entonces me di cuenta de que muy pocos lugares guardaban realmente el verdadero espíritu del “market” o “pop up”:

  • Música sugerente
  • Mucha luz
  • Productos de calidad y procedencia totalmente localizada
  • Diseño inspirador
  • Sonrisas de quienes venden los productos
  • Ideas, muchas ideas
  • Un ambiente mágico

Entonces, recorrí en mi mente los muchos, muchísimos “markets” que estos días abarrotan nuestras ciudades y muy pocos encajaban en el que, para mi, es el genuino modelo de “pop up”. Un lugar especial en el que quieres estar y al que quieres volver. Un espacio efímero. Un lugar por el que pasear y comprar productos diferentes en un momento muy determinado y después de una conversación amigable con quien te vende cada pieza, porque está escogida con todo el amor del mundo.

Fijáos… y lo más importante de un market ya no es sólo comprar o vender, sino darte cuenta de que es un lugar especial en el que quieres estar porque todo te gusta, desde un cojín hasta una guirnalda en la pared, y al que quieres volver porque te encuentras a gusto, muy a gusto. Es el resultado de ponerle todo el cariño del mundo a una idea. Así es Jul Konstruktion.

Estos días, ese espacio del que os hablo existe en Valencia y se llama Jul Konstruktion. Está en la Calle Pizarro, 29 de Valencia. Puedes venir a pasear por él y saludarnos. Te estaremos esperando con una sonrisa de oreja a oreja, porque en un “market” lo mejor es querer volver y enamorarte de cada rincón por el que pasas. Hasta el domingo 20 estaremos allí, en el market más mágico de Valencia ¡Nos vemos!

 

Quién está detrás de Loyo Collection

“¡Llevo ropa diseñada por una chica que podría ser mi sobrina!…”, me dijo Marina, “…y lo mejor es que me encanta”. “¿Cuántos años tiene?”, me preguntan las clientas de Una Caja de Botones. “Tengo 23 años”, responde Loyo con una voz muy dulce y una sonrisa, “y llevo sólo uno comercializando mi firma. Me he arriesgado mucho poniéndola en marcha, y mi sueño es mantenerla y verla crecer”. Habla Loyola Castañeda, creadora de la firma Loyo Collection que hace furor entre las fans de nuestra tienda y, en general, en redes sociales. Tenía muchísimas ganas de conocerla en persona.

Ya nos tuteábamos a través de Whatsapp y redes sociales, pero verse a la antigua usanza es muy distinto. Y he de decir que nuestro encuentro no me ha decepcionado: ¡Ella es como la imaginaba! Dulce, creativa y muy especial. Loyo tiene ese aire inocente de quien se propone hacer realidad sus sueños porque piensa, sencillamente, ¿por qué no? Y la suficiente amabilidad como para que, quien la escucha, no pueda negarle nada. Me encanta cuando dice que buscó taller de confección para sus diseños poniendo un anuncio en Internet. Le pregunto ¿y cómo se te ocurrió? y ella dice ¿por qué no? Y tiene toda la razón del mundo. Si quieres algo vas a por ello, es lógico. “Si no haces las cosas es porque no te mueves”, asegura con rotundidad. Me encanta. Esta chica es de las mías.

Loyo Collection y Una Caja de Botones

Loyo Collection

En Loyo todo parece muy lógico y a la vez muy casual. “En realidad, todo surgió a raíz de una conversación con una amiga. Le dije que me encantaba el mundo del diseño e Instagram. Ella me dijo que probase a hacer mis propias prendas y subirlas a la red ¡Pero qué dices! Aún así me quedé dándole vueltas a esa conversación y un día de rebajas me fui a comprar camisetas y blusas básicas, a las que después cosí pasamanería y adornos”. Así nació Loyo Collection, aunque dice que ahora mira las blusas y se muere de la vergüenza. “Eso es porque has mejorado”, le digo yo. Sonríe. En el fondo sabe que tengo razón.

Loyola Castañeda

Graduada en ADE desde este verano, este año acabará la última parte de su doble grado: Marketing. “No escogí la carrera porque quisiera montar precisamente esta empresa. De hecho, estuve planteándome estudiar Fisioterapia” (menos mal que no lo hizo 😉 ) Confiesa que la carrera de ADE le ha servido para saber qué es un balance y poco más, “¿ahora por dónde empiezo mi empresa?”, dice ella cargada con todas las razones. “A las carreras les falta que te expliquen cómo llevar lo aprendido a la práctica”, dice. Y ella, ni corta ni perezosa, decidió practicar por sus propios medios. Vosotr@s juzgaréis, pero yo creo que se ha buscado las mejores prácticas del mundo. Las suyas propias.

Loyo Collection

Ahora viene lo mejor: no esperen la típica historia de jovenzuela que dibuja sus diseños desde pequeña, bla, bla, bla… No, querid@s. Loyo no sabe dibujar. “Eso sí, desde siempre he tenido mil carpetas en mi ordenador con fotos de diseños que me inspiraban. Era un hobby como cualquier otro, ya ves”.

Llegados a este punto diré que su discurso me recuerda mucho al de Coco Chanel. “Yo busco que la prenda sea cómoda, que te puedas mover en ella y con ella”. Y si no las dibuja ¿cómo narices le dice al taller lo que quiere y cómo lo quiere? Muy fácil. Atentos… Se pone muy derecha en la silla de la cafetería en la que estamos hablando y me reproduce tal cual la conversación: “Quiero esto así y así, que la blusa tape el culete hasta la mitad y que la manga llegue por aquí. En el cuello le pones esto y que quede así, y le enseño mil fotos. Luego ellos ya me dicen lo que se puede y lo que no, pero yo sé lo que quiero: comodidad. Siempre hago lo que me pondría y no encuentro por ahí. Soy práctica. Está muy bien hacer lo que te gusta, pero si luego no te lo compra nadie, no tiene sentido”.

Lo que tiene Loyo es un olfato para el negocio digital, que ya quisieran muchos emprendedores con talento. Analytics, estadísticas, tasa de rebote, buenas fotos, blog con contenido de calidad, una buena web, que acaba de estrenar por cierto. “Lo que más me mosquea es que en mi plan universitario no se incluye el marketing digital durante la carrera ¡y está a la orden del día! Aunque en mi universidad nos inculcan la importancia de la imagen de marca y la ética en los negocios prácticamente todos los días”. Así que ella ya se ha puesto las pilas en el ámbito digital por su cuenta, como os podréis imaginar.

Web de Loyo Collection

Loyo Collection en Instagram

Loyola Castañeda es una chica Instagram en el universo online, pero en el offline se ha pateado todas las tiendas de pasamanería de Madrid, todos los markets, todas las pop-ups. Se sabe todas las marcas españolas. Lo tiene todo almacenado en su cabecita de empresaria. Me ha enumerado hasta veinte nombres distintos de tiendas durante nuestra conversación. Se lo tiene todo muy visto, clasificado y muy estudiado. Su éxito no es casual. Sabe lo que hay, lo que gusta, lo que no, lo que es cómodo y lo que se lleva. Y si tiene alguna duda… “lo busco en Internet”. Señoras y señores, a Loyo no se le pone nada por medio. Acaba de aterrizar en el mundo de la moda y tiene muy claro lo que quiere ¿Les suena? A Coco le dijeron que su ropa era demasiado funcional, Loyo es tan práctica que acaba de sacar una colección con tallas únicas.

Ella sabe, además, que triunfar sólo es un verbo, y que antes hay que conjugar otros como trabajar, sacrificar, echar horas… “Ahora quiero centrarme en acabar Marketing, en los idiomas y en la marca. El año que viene ya veremos”. Me gusta. Sí. En Una Caja de Botones también somos muy así: la vida hay que vivirla según viene, porque te sorprende a cada paso. Sean felices 😉

Loyo Collection

Loyo Collection

Loyo Collection

Loyo Collection

Loyo Collection

Loyo Collection

Loyo Collection

Los zapatos de novia que eligió mi abuela

Margarita se casó de negro y con una enorme y preciosa sonrisa en sus labios. Llevaba un traje de chaqueta que ya no recuerda dónde guardó y una camisa blanca con una lazada en el cuello. En el pelo, un tocado de plumas precioso que después guardó en una caja y regaló a su nieta, años más tarde. En los pies, unos zapatos negros de tacón que cerraban con una hebilla plateada. Ella hubiera preferido un vestido blanco, largo y sedoso, con unos zapatos plateados de tacón con una hebilla brillante. Pero no pudo ser. Eran tiempos de negro y alegría a medias. Eran otros tiempos. Aún así, ella sabía que lo más importante lo llevaba cogido de su mano: su marido. Con él recorrió los pasos que la llevaron al altar y con él, también, vivió una larga vida llena de hijos, nietos y felicidad. No obstante, guardó en su mente aquellos zapatos imaginarios para ofrecérselos a sus nietas.

Y así fue. Un día, casi setenta años después, Margarita paró su silla de ruedas delante de un escaparate. Allí estaban. Esperándola. Los zapatos plateados con hebilla brillante. Ella los imaginó y ellos la esperaron más de medio siglo. No podía ponérselos, pero me los guardó a mi. Ella eligió mis zapatos de novia, esos que tanto os gustaron en mi boda y que llevé desde el principio y hasta el final del día, sin bajarme tan sólo un segundo. Tenían poderes. Los suyos. Ese fue mi secreto. El nuestro.

Una Caja de Botones

Una Caja de Botones

Una Caja de Botones

Mi abuela eligió mis zapatos de novia. Plateados, con plataforma, cogidos al tobillo con una tira forrada de purpurina, una hebilla brillante y unos pétalos que recubrían la parte de los talones. Más de ocho centímetros de tacón me separaban del suelo, sumados a los que añades si, como yo, ese día flotas de ilusión. Aún así, no superé la altura de mi chico, por suerte 🙂

Nunca le dije que no quería unos zapatos blancos, pero ella lo intuyó. Tendríais que oirla decir orgullosa que esos zapatos “te los elegí yo, tengo 95 años pero conservo el buen gusto del primer día”. Después me los volví a poner en otra boda, pero los super poderes sólo valían para la mía, así que para bailar me los tuve que quitar porque me dolían los pies. Son fenómenos difíciles de explicar, la verdad.

Ahora, dos meses después, pienso que nunca pateé zapaterías en busca del modelo perfecto. Soy una persona muy práctica, la verdad, pero creo que aunque lo hiciera acabaría eligiendo los mismos. No obstante, me encanta mirar Pinterest y guardar los que me parecen preciosos para cualquier novia. Quizá para otra vida. Comparto con vosotras mi selección de zapatos para novia. Quién sabe si también podéis encontrar entre ellos los vuestros, como hice yo con los míos. O quizá os inspiren… quién sabe…

Una Caja de Botones

Una Caja de Botones

Una Caja de Botones

Una Caja de Botones

Una Caja de Botones

Una Caja de Botones

Zapatos Rosas

Zapatos Vintage

 

¿Sabes por qué una blusa hecha en España cuesta 65 euros?

Hace poco vi un video que me dejó completamente alucinada. Máquinas expendedoras que te ofrecían camisetas a dos euros en plena calle, pero que, al intentar comprarlas, te explicaban por qué y cómo una simple camiseta puede ser tan barata: por la explotación de la mano de obra y las nefastas condiciones de trabajo. Era tan triste y tan verdad a la vez, que la sola combinación de ambos aspectos y la indiferencia que demostramos ante ellos me hizo pensar en escribir sobre ello. Tardé un poco, esa es la verdad, porque cuesta mucho escribir sobre cosas que están social e inconscientemente aceptadas, esas cosas de las que todo el mundo se queja en la calle, pero que cuando hay que poner “negro sobre blanco” cunde el “sálvese quien pueda” o el “a mi que me registren”. Las palabras se las lleva el viento, pero escribirlo es harina de otro costal. Las letras quedan ahí y ¡ay! del valiente que las escriba. Haré la pregunta directamente y sin rodeos ¿Sabes por qué una blusa hecha en España cuesta 65 euros?

Pregúntatelo a ti mism@. Yo lo empecé a hacer cuando desde Una Caja de Botones nos propusimos seriamente promocionar la moda Hecha en España, la de verdad, la que cuesta dinero, sudor y reducción de márgenes de beneficio acercaros para que la compréis a un precio razonablemente bueno cada temporada. Pregúntate ¿cuánto pagarías por una blusa realmente “Hecha en España”?

Por qué una blusa cuesta 65 euros

¿Sabes lo que hay detrás de una camiseta de dos euros? Así rezaba el titular que dio pie a este post. Poca cosa, dirás tu. Lógico que pienses así. Si detrás de una camiseta de dos euros hay alguien que gana dinero, probablemente no se lo lleven las manos que la fabrican. Por cierto… ¿A cuánto le pagarán la hora de trabajo? Pero sobre todo, si con dos euros hay alguien que se lleva beneficio ¿Cuánto le ha costado producirla?

Con todas estas preguntas en mi cabeza me fui a ver a Montse y Sergi, una pareja maravillosa con la que Una Caja de Botones tiene una conexión especial. Son los creadores de Muar Showroom, un lugar donde las tendencias se deciden mucho antes de que sepamos, siquiera, qué se llevará la próxima temporada. Allí elegimos de verano a verano colecciones enteras. Allí adivinamos el futuro de la moda mirando a través de los ojos de Montse y Sergi. Y allí, en Muar Showroom de Madrid, me recibieron para hablar sin miedo ninguno de lo que cuesta realmente fabricar una prenda “Hecha en España” de verdad.

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

“Donde tu ves una camisa blanca de 65 o 70 euros hay todo un proceso que el cliente desconoce. En primer lugar el patrón, después el prototipo, pasando por el tejido, la confección, las fornituras, los acabados de la confección, si se estampa o se tinta… y ya no te hablo de la sesión de fotos, la modelo, la maquilladora, la fotógrafa y todos los viajes que haces a fábrica para controlar el proceso”. Habla Sergi, con cerca de veinte años de experiencia en el mundo de la moda. Se le acaban los dedos para enumerar todas y cada una de las fases hasta que una prenda llega a nuestras manos, ya sea como vendedores o como clientes.

Una blusa cuesta 65 euros

una blusa cuesta 65 euros

Muar Showroom

“Una pieza de ropa que tú vas a lucir en octubre empieza a producirse en febrero y, desde ese mismo instante ya se está poniendo dinero por adelantado. Cuando una colección sale de fábrica tiene que estar ya pagada, con el riesgo que eso supone”. Habla Montse, apasionada de su trabajo. Ella nos guía sabiamente cada temporada para que, por ejemplo, la colección de Argot & Margot llegue a nuestras manos y a las vuestras, como clientas. Cuando nos preguntáis cómo encontramos a nuevas diseñadoras y nuevas marcas españolas de calidad pensad en ella. Montse es el alma de la promoción de la moda “Hecha en España” para los que nos dedicamos a vendérosla. Ella la defiende y a ella también, como a nosotras, le toca justificar precios cuando una clienta le pregunta por qué una blusa cuesta 65 euros. “Si tuviéramos que repercutir todos y cada uno de los costes que supone fabricar una pieza de ropa en España, no saldría rentable venderla. No estarías en precio. Justificar un precio que supone calidad es triste, pero a veces no hay más remedio”.

Después, Sergi y Montse me contaron, a través de estas imágenes que os pongo aquí, el proceso de creación de nuevos estampados para una pieza de ropa. Prueba tras prueba y tiempo de espera para observar el resultado en la prenda. Me pareció maravilloso y casi mágico. El producto de este cuidado proceso es, después, lo que hace diferente a una prenda, lo que nos enamora de ella, nuevos dibujos y nuevos colores. Por suerte, todavía hay muchos creadores que apuestan por hacer bien las cosas, a pesar de lo que cuesta.

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

Dicen Montse y Sergi que, en ocasiones, vender una prenda española en un contexto tan reñido en precios como el nuestro es frustrante, “los mismos clientes se frenan mucho al ver el Precio de Venta al Público (PVP) que tienen que ponerle a una pieza y acaban sacrificando calidad por el precio”. Ante este panorama, dicen ellos, buscar prendas más especiales, diseños distintos e intentar desmarcarse de lo que venden las grandes multinacionales de la moda es la clave para sobrevivir “es más fácil arriesgar para diferenciarse de todos los demás, que caer en diseñar y fabricar lo que hace todo el mundo”. Ahí está la clave y la filosofía, también, de Una Caja de Botones: moda distinta para quien quiere ir más allá de lo que lleva todo el mundo.

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

Muar Showroom

Y parece que empiezan a ser buenos tiempos para la ropa de calidad. “Ya no vale todo”, dice Montse, “hemos pasado una etapa muy dura en la que la ropa excesivamente barata se ha vendido muy bien, independientemente de su calidad”. Sí, reconozcámoslo. Ha habido una época en la que daba igual si metías la prenda en la lavadora y la sacabas prácticamente hecha una bola. Las prioridades eran otras, una crisis es una crisis. Pero si lo pensamos bien, y vamos más allá de una prenda mediocre que tienes que tirar al año de comprarla, observaremos el panorama semidesértico en el que se ha convertido la industria de los pequeños y emergentes diseñadores españoles que han seguido fabricando realmente en España a pesar de la crisis “y no en aguas internacionales a bordo de barcos-taller, ni en fábricas ilegales de vete a saber qué país remoto”, dice Sergi. Nuestros gestos sí tienen consecuencias, aquí tenemos la prueba más clara de ello.

“La etiqueta que dice Diseñado y Fabricado en España cuesta mucho de garantizar y, hasta hace muy poco, ha sido heroico mantenerla”, cuenta Montse y concluye “nosotros tenemos la conciencia muy tranquila, porque hemos continuado ofreciendo calidad a pesar de la situación y, si ha sido necesario, nos hemos recortado los márgenes”. Coincidirán con nosotros en que si a algo se le debe poner el cuño de Marca España es a esto. En la mano de cada uno de nosotros está fomentar y defender con nuestros gestos algo que nos pertenece: la calidad de nuestros productos y su verdadero valor. De esta forma, y de ninguna otra, contribuiremos a fomentar el crecimiento económico de nuestro país. Tengo una amiga que siempre dice que nosotros lo mejor lo tenemos en casa. Ahora sólo hace falta que nos lo creamos de verdad.

 

 

¡Contacta por WhatsApp!
Enviar