Por qué debemos respetar la propiedad intelectual

Un amigo me descubrió una vez una frase que me cautivó: “Más vale pedir perdón que pedir permiso“. Cuando la escuché pensé “tiene toda la razón del mundo” y decidí ponerla en práctica en cuanto tuviera oportunidad. Nos pasamos media vida pidiendo permiso para todo, cuando en gran parte de esas ocasiones no nos hace falta más que empuje y tirar p’alante, que si sale mal ya pediremos perdón después de haberlo intentado. Hasta aquí estamos de acuerdo. Pero hay ocasiones donde pedir permiso debería instaurarse como condición indispensable. En la era de la imagen, del audiovisual y de Internet, coincidirán conmigo señores, hay cosas que no se pueden hacer si antes no se pide permiso, porque el tortazo legal posterior y la pérdida de credibilidad puede ser tan grande que ni tan siquiera nos deje opción a pedir ningún perdón…quizá ya sea demasiado tarde.

Por qué debemos respetar la propiedad intelectual, me pregunto cuando veo a algún amig@ luchar por defender sus diseños a capa y espada. La respuesta es muy sencilla. Porque la propiedad intelectual, según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, se refiere a toda creación de la mente humana, y los derechos de la propiedad intelectual protegen los intereses de los creadores sobre los beneficios que generan sus obras. Traducido al español más vulgar: que no podemos hacer una búsqueda en Google, coger lo primero que nos guste y cambiarle ligeramente el aspecto para usarlo públicamente, y mucho menos para usarlo con fines económicos.

¿Qué ocurre cuando nos saltamos a la torera este último punto y usamos “sin permiso” lo que no es nuestro? Que pasan cosas así:

  • Interviú desvela que el libro de Ana Rosa Quintana “Sabor a hiel” es un plagio de Danielle Steel y Á. Mastretta.

Ocurrió en el año 2000. La conocida periodista hizo un “popurri” entre la obra de Steel y la de Mastretta. Al principio lo negó todo y poco después, cuando los medios de comunicación le sacaron los colores, la enorme editorial Planeta tuvo que retirar la novela ante las contundentes pruebas de plagio.

Moraleja: nunca hagas un “mix” de otras obras pensando que nadie lo notará porque, aunque no lo creas, la gente lee más de lo que te dice y más de lo que cuentan las encuestas. Al final, la verdad saldrá a la luz.

Ana Rosa Quintana plagio

  • La canciller alemana, Angela Merkel, anuncia la dimisión de su ministra de Educación por plagio en su tesis doctoral.

Ocurrió en 2013 y se llamaba Annette Schavan. Hasta el momento de la dimisión forzada, Schavan era conocida como la más reputada y prestigiosa ministra de Educación y Ciencia que había tenido el país en toda su historia. Hacía 33 años que su tesis había sido valorada, pero alguien decidió analizarla de nuevo “al dedillo” y encontró ciertas similitudes con otro texto anterior. No había duda.

Moraleja: por mucho que pase el tiempo, si plagias, nunca estarás a salvo de ti mismo y de la persona a quien copiaste. Alguien se dará cuenta.

Ministra alemana plagio

  • Una diseñadora denuncia que Zara le ha plagiado sus diseños en unas camisetas.

Ocurrió en 2008 y fue el típico y triste caso de David contra Goliat. La pobre Rocío Cañero, alumna de la Escuela Superior de Dibujo Profesional de Madrid, decidió no denunciar a la multinacional, pero no porque le diera la razón sino porque temía enfrentarse a un gigante para ser finalmente aplastada como una hormiga. Una lástima, porque nadie debería amedrentar a nadie.

Moraleja: no denunciar un plagio no significa que estés dando la razón a tus “plagiadores”, sino que el desgaste moral y psicológico que te va a producir puede ser mayor que lo que ganes. En este caso, el que calla no siempre otorga.

Zara plagio

Es el último caso conocido. Ocurrió en abril de 2014 y la agraviada se llama Verónica de Arriba, creadora, diseñadora e ilustradora de Depeapa.com. Llámenme “mete cizaña” pero, como bien dice la autora, la delgada línea que separa la inspiración del plagio es tan fina que a veces algunos no la ven.

Moraleja: no menosprecien al pequeño, las Redes Sociales son un altavoz para todos así que cualquiera puede sacar a la luz lo que nunca hubiera imaginado.

Zara plagio

El gran Pio Baroja dijo “todo lo que no es autobiografía es plagio“. Bien, tampoco nos pongamos exigentes. Digamos más bien que todo lo que “coges prestado” sin permiso se acaba conociendo. Moraleja: cita tu fuente de inspiración, porque es la única forma de no quedar en el más absoluto de los ridículos, pero no emprendas una huida hacia adelante a la desesperada.

Por lo tanto:

  1. Crear conlleva invertir mucho tiempo, precisamente, en crear.
  2. El tiempo es un bien que escasea para todos hoy en día, pero es necesario invertirlo porque “si llega la inspiración nos tiene que pillar trabajando“.
  3. Más vale pedir perdón que pedir permiso. Depende, a veces pedir permiso a tiempo te ahorra pasar un mal rato.
  4. Me molesta el poco respeto que tenemos en nuestro país por el trabajo del otro.
  5. Seamos solidarios, seamos creativos pero, sobre todo, seamos originales.

Comments (6)
  1. Herminia dice:

    Alicia, no podías haberlo dicho con mas claridad. Pedir permiso no solo evita problemas, también te honra, te da credibilidad como profesional y te une a otros que están en tu mismo sector.
    Robar ideas ajenas te puede sacar de un apuro, sí, pero si quieres tener un largo recorrido más vale ponerse las pilas. Vivir de rentas es un camino cómodo, pero se te puede volver en contra.
    Mejor ir pasito a pasito, pero firme, seguro y, sobre todo, con la cabeza alta.
    Un beso,
    Herminia

    1. Una Caja de Botones dice:

      Tú siempre con la cabeza bien alta, Herminia. Eres una grandísima profesional de éxito más que reconocido. Tu trabajo te avala. Un beso y todo nuestro cariño.

  2. Ana dice:

    Me encanta, me encanta, me encanta, cuanta razón llevas en tus palabra Alicia!!! Como siempre hija, chapó!!

    1. Una Caja de Botones dice:

      Yo entiendo que la inspiración se encuentra en cualquier parte, pero de ahí a cambiar cuatro cosas a la fuente inspiradora y darlo por bueno hay un mundo enorrrrme. Gracias Ana!

  3. Marcel dice:

    Que hay plagio está clarísimo.
    Pero me pregunto cuáles son los limites, porque yo he visto marineros con cara de niño y barba en muchísimos sitios antes, no sé en qué medida depeapa se inspira de otros trabajos hechos por otra gente…

    1. Una Caja de Botones dice:

      Marcel, el límite siempre es algo polémico, como bien dices, por eso muchos casos acaban en los tribunales. Lo más lógico es llegar siempre a un acuerdo entre las dos partes, porque está claro que la inspiración se encuentra en todas partes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¡Contacta por WhatsApp!
Enviar