Letitare, la pureza del diseño que nació de la crisis

Letitare, la pureza del diseño que nació de la crisis

Dicen que no existe el momento perfecto para lanzar al mundo un proyecto empresarial. Siempre le faltará algo: un detalle, un retoque…siempre podría estar mejor. Pero el problema, en realidad, nunca es tu proyecto sino tú. Si eres muy perfeccionista nunca encontrarás el momento idóneo para mostrárselo definitivamente a los demás ¿Pero quién está preparado para someterse al juicio ajeno, cuando nosotros mismos vemos nuestro proyecto lleno de defectos? Eso le pasó a Irati Guarretxena, el alma de Letitare, la nueva marca donostiarra que hoy se estrena en nuestra tienda online.

“Estoy convencida de que si no llega a ser por la crisis, no estaría ahora mismo aquí. Me dicen que soy emprendedora, pero yo sólo he seguido los pasos lógicos para poner en marcha un proyecto que me ilusiona. Con una crisis de por medio, no me quedó más remedio que buscar mi propio camino”. Quizá, de no haber existido este contexto, la historia hubiese sido distinta. A lo mejor, Irati estaría diseñando para otros ¡Qué pena! Nos la hubiésemos perdido y es realmente un fichaje para la moda, creedme.

Irati Letitare
Irati trabajando en su estudio

Irati Letitare

“Empecé hace cuatro años y todo surgió a raíz de un desfile improvisado en Barcelona, porque tenía prendas pero no tenía marca. En cuestión de un par de semanas tuve que preparar etiquetas, tarjetas… En parte me vino bien que todo llegase así, sin avisar. De lo contrario, quizá no hubiese encontrado el momento”. A partir de ahí estuvo dos años creando colecciones, por eso confiesa que a ella la crisis le ha traido oportunidades difíciles de plantear en otro contexto. “En Donosti, las dificultades económicas vaciaron una serie de locales que nos fueron ofrecidos a nuevos creadores y diseñadores para desarrollar nuestros productos y venderlos al público. Así fue como empecé a crear prendas para la venta y me llegaron los primeros pedidos de otras tiendas”.

Letitare caliz

Letitare abrigo

Letitare abrigo

Pero retrocedamos tan sólo unos pasos. Quiero que conozcáis a la joven Irati en toda su perspectiva. Sólo así podréis comprender realmente el por qué de la sencillez de su producto y, a la vez, el imán que hay en ellas y que me atrajo nada más verlo. “Yo estudié Diseño de Moda en Barcelona, pero el dibujo y la ilustración son disciplinas que siempre han vivido en mi”.

Letitare ilustración

Chaqueta Ondarra Letitare

Irati es una artista. Dibuja y lo hace tan bien como diseña. Ahí está su factor diferencial y su aportación original al mundo de la moda. “He hecho pruebas de estampación en lino y me he quedado siempre muy satisfecha con el resultado. Pero siempre partiendo de la base de un buen tejido inicial. Ahí está la riqueza. Después, he probado a añadirle a ese tejido ilustraciones, dibujos…”. Irati cuenta todo esto con una sonrisa en los labios, propia de quien siente pasión por lo que hace. Después llega el momento de la verdad, “el problema de esta industria siempre es el precio. Es la gran batalla. No siempre podemos usar los tejidos que queremos, porque entonces el precio final se sube a las nubes. Cuando empiezas en el mundo del diseño no tienes todo este tema tan en cuenta, pero después, cuando tienes que vender tu producto, es cuando tienes que ser más funcional. Una cosa es diseñar y otra diferente hacerlo ya en base a un criterio más comercial. En ese momento es cuando has madurado como diseñadora y como empresaria”.

Letitare

Letitare

Letitare

Le pido que me hable de la sencillez del corte de sus prendas, y me cuenta el secreto: “Para conseguir una pureza de líneas, la clave está en el patrón. Y todo cuesta. Son líneas sencillas, pero el patrón está bastante trabajado. Generalmente, para conseguir algo muy simple, hay que trabajar mucho. Pero si quieres que te diga la verdad, son los tejidos los que me inspiran a hacer un tipo de corte u otro. Son ellos los que me lo piden. Los tejidos deben acompañar a los diseños. Por eso el material es tan importante en Letitare“.

Letitare trazo

Hasta aquí la parte creativa. Una vez acabas de estudiar y te planteas qué hacer con todo tu potencial, llega el momento de la verdad y te das cuenta “de que lo que te falta es la parte del negocio”, reconoce Irati. “Sí. Tú tienes la creatividad, pero la parte de negocio empieza realmente cuando comienzan los pedidos. Ahí es cuando te encuentras con una situación totalmente desconocida, pero esencial. Te pones las pilas en muy poco tiempo”.

Letitare e Irati son uno. Absorbe todo su tiempo pero ella, a pesar de su juventud (29 años), está totalmente comprometida con su vocación. “Soy profesora de Diseño en una escuela de Diseño de Moda en Pamplona. Allí imparto clases dos veces a la semana y tengo la suerte de que son asignaturas que me inspiran, porque están relacionadas con la parte más creativa del diseño, con el dibujo que es una de mis pasiones”. Dice Irati que trata de preservar en sus alumnos el torrente creativo inicial con el que uno llega a la profesión, “pero siempre recordándoles que la parte comercial está ahí y que es importante que sepan cómo funciona el negocio. Diseñar no es sólo coger un tejido y hacer un diseño, es mucho más que eso si quieres crear una marca y tener un espacio real en el mundo real”.

Letitare

Letitare

Letitare

Le cuento a Irati la reacción que tuve al ver por primera vez una pieza suya. “Me encantó. Estaba todo lo demás, y después Letitare y sus tejidos, sus caídas, su sencillez tan estudiada ¿Eres consciente de que tus piezas generan esa sensación de querer tocarlas todo el tiempo?”. Me dice que se siente satisfecha de saber que ella manda un mensaje a través de sus prendas y que ese mensaje llega. “Hay un valor añadido en cada prenda y creo que todo el mundo lo siente al tocarla. Después ya valorarás si te la quieres o puedes comprar, pero si sientes ese valor al tocarla, es que estamos en la misma onda”.

Irati es consciente de que la moda es un mundo muy reñido, muy competitivo, “pero creo firmemente que estamos en el momento de la prenda en sí. Una americana, una blusa sencilla… hay tanta saturación visual, que cuesta encontrar una prenda sencilla y atemporal. Esa camisa o ese abrigo que siempre quieres ponerte, que pasa el tiempo y está ahí y siempre podrás rescatar. Yo quiero ofrecer esa prenda. Conseguir la atemporalidad es difícil, y en moda más, donde el calendario es siempre tan importante. El valor añadido te lo puede dar el tejido o el corte, pero al final yo quiero crear esa camisa sencilla y a la vez especial. No son dos adjetivos incompatibles, sino todo lo contrario. Conseguirlo es mi objetivo. En ello estoy”.

Letitare

Letitare

Le pregunto por la moda “low cost” y me dice que ella no compite ahí. Es lógico. “No puedo ofrecer calidad, buen tejido y condiciones de trabajo favorables si aspiro a ponerle un precio bajísimo a la prenda. No cuadran las cuentas”. No obstante, ella afronta esta polémica tan actual desde el punto de vista positivo. “Yo me pregunto ¿Qué es lo que el “low cost” no puede ofrecer? Ni ética, ni condiciones, ni calidad… Entonces eso es lo que ofrezco yo con Letitare. Y gracias a que existe el “low cost” se ha desarrollado también una conciencia social por las prendas de calidad. Hay mucha gente que aprecia el “slow” (la otra forma de fabricar, contraria al “low cost”) y eso nos beneficia a todos los que estamos creando algo. Ha sido casualidad, pero nos ha hecho bien. En ocasiones hace falta que surja un movimiento menos positivo, para que aprendamos a apreciar lo bueno de verdad. Una cosa lleva a la otra”.

Letitare

Dice Irati que el mundo de la moda ha corrido muy rápido en los últimos cincuenta años. “Hace tiempo no había más que unas pocas tiendas que te ofrecían una variedad muy concreta de prendas. Ahora hay centros comerciales, grandes espacios donde puedes comprar sin plantearte cómo se fabrica cada cosa. La saturación ha hecho que surja el otro movimiento. El que te permite parar y pensar. Estamos en ese momento y es una ventaja para todos: para los diseñadores y para los consumidores”. Asegura que hay muchos jóvenes que se acercan a la moda “flasheados” por el glamour de los focos y los desfiles, “pero el verdadero estudio y el tiempo pone cada cosa en su sitio”.

Por cierto, ¿de dónde viene Letitare? Titare significa dedal en euskera, “Mi abuela era costurera y ella siempre cosía con dedal. Cuando yo empecé la carrera, me pasó sus cinco dedales aunque no los he usado nunca, pero de esta forma están presentes en mi y en todo mi proyecto”.

Letitare

Me habla de sueños, “pero siempre a corto y medio plazo”, me dice, “porque no me gusta hacer muchos planes en la vida”. “Hice el desfile y abrí la tienda porque me dieron oportunidades. No tengo miedo a dar pasos, así que de momento voy a asentar la distribución, la comercialización y el proceso de creación del producto. Me gustaría internacionalizar la marca. No quiero ponerme objetivos a largo plazo, pero me pica la curiosidad del diseño para hombre. Quizá en un futuro pueda probar, porque lo desconocido me causa mucho interés, aunque ahora es aún pronto”.

Irati es fuerte y tiene empuje. No se define como una mujer especialmente luchadora o valiente, pero tiene todos los ingredientes para hacer triunfar su marca y llevar cuatro o cinco proyectos más hacia delante. Lo cuenta con tanta naturalidad como la sencillez de sus prendas. Os recuerdo que sólo tiene 29 años y, una vez más, están absolutamente bien aprovechados ¡Hay talento!

Letitare

Letitare

Enviar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor introduce el código que se ve en la imagen *